jueves, 12 de marzo de 2009

La Wikipedia no es libre


Por Jorge Queirolo Bravo

La Wikipedia no es libre. Eso lo he experimentado en persona. Lamentablemente la versión en español de dicha enciclopedia está en manos de un grupo de ineptos, mentirosos, sinvergüenzas, corruptos e incapaces, autodenominados por sí mismos y sus testaferros lameculos como bibliotecarios y administradores, los que la manejan como si fuera una posesión personal. Sobra decir que se reparten los cargos entre ellos y los usuarios títere que crean para esos fines. Cuando aparece alguien que no es de su gusto lo expulsan sin dilaciones, especialmente si es una persona que piensa con racionalidad y que trata de introducir mejoras. Estos administradores y bibliotecarios de los que hablo llegan al extremo absurdo de que incluso se condecoran entre ellos, con medallas y menciones honoríficas virtuales. Es la manera de autopremiarse por acosar y molestar a los lectores.

Dentro de la Wikipedia no existe ni la más mínima libertad. Sus administradores la conducen de forma absolutamente dictatorial y totalitaria. Muchas de las enciclopedias alternativas, que justamente existen, han surgido debido a la pésima administración que prevalece en la Wikipedia en español, que está bajo el dominio, ciertamente deplorable, de personas cuyo coeficiente intelectual probablemente no es mayor que el de un deficiente mental.

En cuanto a eso de la rigurosidad científica, de la que tanto se ufanan los administradores de la Wikipedia, debo decir que ésta únicamente es un recurso meramente propagandístico, con el cual solamente confunden a la opinión pública y a los usuarios de la enciclopedia. Personalmente conozco muchos artículos cuyos contenidos no son más que una inmensa suma de disparates sin sentido ni veracidad. Desde luego no han faltado los usuarios que han tratado de mejorarlos. La respuesta de los bibliotecarios y administradores de la Wikipedia ha sido expulsarlos bajo el cargo de sabotaje. ¿Eso es libertad? ¿No será mejor hablar de dictadura? Joseph Goebbels, el locuaz ministro de propaganda de Hitler, se pondría verde de envidia ante la notable capacidad para generar mentiras de parte de la Wikipedia en español. Pero no hay mal que dure cien años ni amante de la libertad que lo aguante. A lo mejor terminamos viviendo una segunda Revolución Francesa, pero esta vez en versión informática. ¿Quién le pondrá el cascabel al gato o, mejor dicho, a los administradores de la Wikipedia?

© Jorge Queirolo Bravo

1 comentario:

Valverde dijo...

Saludos, invetigaré la funcionalidad de esta página. Estamos en contácto, www.daturared.org.